Consejos para la prevención de enfermedades respiratorias





La Dirección de Salud municipal brinda consejos y recomendaciones para prevenir las enfermedades respiratorias que son más frecuentes durante el invierno y resultan la principal causa de internación y consulta médica.





Afectan a toda la población pero, fundamentalmente, a los menores de 5 años y a las personas de más de 65 años.



Para prevenir enfermedades respiratorias tales como la gripe, la bronquiolitis, la bronquitis y la neumonía, entre otras es importante:



Tener las vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación al día.



Gripe: se tienen que aplicar, una vez al año, dos dosis a los niños entre 6 y 24 meses; y una dosis los adultos mayores de 65 años, embarazadas, mujeres puérperas hasta el egreso de la maternidad (si no se vacunaron durante el embarazo), personas con factores de riesgo y personal de salud.



Neumococo: deben recibir la vacuna los bebés a los 2, 4 y 12 meses de vida. Los que no completen ese esquema de tres vacunaciones, deben hacerlo antes de los 5 años. También deben recibirla los niños y adultos con factores de riesgo y adultos mayores de 65 años (esquema secuencial de dos vacunas).



Tos convulsa: se previene esta enfermedad aplicando el esquema adecuado en cada etapa de la vida.



Lavarse las manos con agua y jabón después de volver de la calle, antes de cocinar o comer y después de ir al baño o cambiar pañales.



Sostener la lactancia materna, al menos hasta que el bebé cumpla los 6 meses y ofrecerle el pecho con más frecuencia en caso de que se enferme.



Ventilar todos los ambientes a diario.



No fumar y mantener los ambientes libres de humo. Especialmente donde haya niños



No automedicarse. El consumo de remedios sin receta puede producir intoxicación y ocultar los síntomas de la enfermedad, dificultando un diagnóstico correcto y empeorando el cuadro clínico.



Cubrirse la boca al toser o estornudar con el pliegue del codo para evitar contagiar a otros.



Evitar reuniones en lugares cerrados y muy concurridos, al igual que la circulación por establecimientos como hospitales.





Qué es la bronquiolitis?



Es una infección respiratoria que se presenta en los niños menores de 2 años. Y en algunos casos puede ser grave.



Los virus que causan esta enfermedad se transmiten de una persona a otra por el contacto directo con las manos contaminadas con secreciones nasales o a través de gotitas generadas al toser o estornudar, por aquellos que presentan la enfermedad.



¿Cuáles son los síntomas?



La bronquiolitis suele comenzar como un resfrío. Luego de dos o tres días de ese cuadro, algunos niños pueden tener pocos síntomas o síntomas menores y otros desarrollar más problemas respiratorios, como sibilancias (ruido similar a un silbido en el pecho, al respirar) y tos.



El niño con bronquiolitis puede presentar:



· Tos



· Agitación



· Fiebre



· Mucosidad



· Respiración muy rápida, ruidosa y con silbidos en el pecho



· Hundimiento de la piel entre las costillas, o por debajo de las costillas



· Cansancio – Decaimiento



· Rechazo al alimento



· Color azulado en la piel, las uñas o los labios debido a la falta de oxígeno: en este caso necesita tratamiento urgente.