La condenan porque su loro presenció el asesinato del marido

Glenna Duram, de 49 años, le disparó a Martin Duram, de 46 años, cinco veces antes de apuntarse a sí misma el revólver, en un intento fallido de suicidio.

Glenna fue encontrada culpable de asesinato en primer grado después de ocho horas de deliberación del jurado del Condado de Newaygo en Michigan.



La ex esposa del difunto, Christina Keller, aseguró que el loro le repitió la conversación final de la pareja.

Keller se llevó a su casa el loro después del ataque en mayo de 2015, y declaró: “Creo con todo mi corazón que esas fueron las últimas palabras de Marty”.

“Reconozco dos voces diferentes gritando y gritando, y siempre termina con ‘no dispares h*** de p***’”.

El loro no ha sido utilizado en los procedimientos judiciales, aunque esta posibilidad fue considerada inicialmente por el fiscal.

La madre de la víctima, Lillian Duram, habría dicho: “Ese pájaro repite todo lo que escucha, y tiene la boca más sucia del barrio.”

Duram será condenada el 28 de agosto por cargos de homicidio.

Los loros African Greys son conocidos por su capacidad de imitar el habla humana, y pueden alcanzar la capacidad cognitiva de un niño pequeño. Los loros de esta especie son nativos de África ecuatorial, y pesan 400 gs en promedio.

Un African Greys fue considerado como evidencia por la defensa en un juicio de asesinato en 1993.

Repitió “Richard, no, no, no”, sugiriendo que el acusado Gary Joseph Rasp no era culpable, aunque Rasp fue condenado y se dictaminó que la evidencia no podía ser usada.