Okinoshima, la isla donde las mujeres tienen la entrada prohibida Es un sitio sagrado de Japón y fue declarado Patrimonio de la Humanidad, pero sólo pueden ir los hombres.


por Redacción Rumbos twitter @RumbosDigital
August 2, 2017
En la isla japonesa Okinoshima únicamente los hombres son bien recibidos, ya que está prohibida la entrada a las mujeres.

​A pesar de esto, el Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO la inscribió en la lista de los sitios culturales más preciados del planeta.
Hubo participantes en el debate que se interrogaron si la medida sobre las mujeres era discriminatoria, sin embargo, el Comité lo negó diciendo que ya existe un precedente, el del monte Athos en Grecia, donde también existe esa regla.
La explicación a la prohibición estaría en que las mujeres no son bienvenidas por la creencia de que son impuras por su ciclo menstrual. ​La religión sintoísta sostiene que ensuciarían el sitio sagrado.
También está el motivo de que los viajes a Okinoshima eran peligrosos para ellas, y por eso se les prohibía navegar hasta el lugar, con el fin de protegerlas.
Sin embargo, a esta isla solo pueden acceder hombres que cumplan con el requisito previo de purificarse desnudos en el agua del mar.
Aproximadamente llegan 200 hombres una vez al año, y el tiempo restante sólo vive ahí un sacerdote sintoísta solitario.
En el lugar, hasta ahora, se han desenterrado unos 80.000 artefactos, incluidos joyas y ornamentos, que han sido designados tesoro nacional por el gobierno japonés.
Desde hace más de 600 años se llevan a cabo rituales para orar por la seguridad de las embarcaciones y el éxito de las misiones diplomáticas de Japón en el continente asiático.
Lo que ahora les preocupa a los japoneses es que el sitio se empiece a llenar de turistas, ya que no quieren que la gente se acerque a los dioses sin la debida reflexión.