¿Es recomendable compartir la cama con nuestro perro o gato?


Según un estudio algunas personas duermen mejor si lo hacen con sus mascotas.
Nos enternecen. Nos enamoran. Y enseguida las invitamos a compartir nuestra cama. Nos acurrucamos con las mascotas y eso nos da una sensación placentera, en invierno o en verano. Sin embargo, ¿es recomendable compartir la cama con nuestro perro o gato? ¿A ellos les hace bien o deberían estar en la cucha? ¿A nosotros nos puede provocar alguna enfermedad?

Un estudio reciente, titulado “El efecto de los perros sobre el sueño humano en el entorno hogareño”, evaluó el sueño de 40 adultos sanos junto con el de sus perros, durante un período de cinco meses. De acuerdo con este trabajo, algunas personas duermen mejor cuando lo hacen con sus perros, sin importar si es un schnauzer miniatura o un gran danés. No obstante, los investigadores hacen una advertencia: no permita que los perros se metan entre las frazadas, porque el beneficio sobre el sueño únicamente se extiende a tener al perro en el dormitorio, no en la cama.
“Los adultos que se acurrucan en la cama con sus cachorros sacrifican la calidad de su sueño”, dice este trabajo del Centro de Medicina del Sueño -de Mayo Clinic- de Arizona.
El estudio habla, asimismo, de cómo ha cambiado en los últimos años la relación entre las mascotas y sus dueños. En Argentina, por ejemplo, siete de cada 10 habitantes tienen al menos una mascota y el 91% considera que es un integrante más de la familia, de acuerdo con la última encuesta de TNS Gallup.
En ese contexto, hay cada vez más personas que aceptan sus perros en el lecho familiar, remarca el veterinario Juan Carlos Rébora. Sostiene que dormir con una mascota puede ser beneficioso o perjudicial según cada caso y según los cuidados que adopten los dueños.
“Siempre hay que tener en cuenta si el dueño sufre alguna enfermedad, como asma o alergia. En esos casos, no es bueno porque puede agravar la situación”, resalta. El profesional puntualiza que es necesario saber el carácter del dueño en el sentido de si tiene una dominancia sobre el animal. “A veces un problema jerárquico puede fomentar conductas agresivas en el animal. Lo importante es tener siempre un liderazgo marcado sobre la mascota. Las condiciones las debe poner el amo; sin violencia, con autoridad. Cuando le damos una orden, lo importante es no mirarlos a los ojos, siempre observarlos por arriba de la cabeza”, aconseja el experto.
La higiene es otra cuestión fundamental. Hay una realidad: son animales que pierden pelos, que pueden tener las patas sucias, parásitos, pulgas y garrapatas. “Si los vamos a llevar a la cama hay que extremar las medidas de higiene. Esto es, darles un baño periódico y tener el plan sanitario al día, principalmente la desparasitación”, explica el veterinario. Con los gatos, hay que tener mucho cuidado con las micosis, añadió.
“En muchos casos dormir con la mascota puede ser beneficioso. Hay personas que están solas y el perro o el gato es el gran compañero. Dormir con ellos ayuda a sobrellevar la soledad, la depresión”, consideró. “Mientras mantenga la higiene y el control de la conducta estará todo bien”, añadió.
El neumonólogo Santiago Assaf, especialista en trastornos del sueño, señaló que sólo desde el punto de vista neumonológico está contraindicado dormir con mascotas e incluso tenerlos en la misma habitación, aunque el animal no se suba a la cama. “Tener en el dormitorio un animal contamina el lugar de alérgenos, situación que puede generar en una persona alérgica o asmática desde rinitis hasta cuadros bronquiales”, sostuvo.
Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/745947/actualidad/malo-perro-este-cama.html
 0 0 0 0 0