Además del sexo ¿Qué consideramos infidelidad y qué no?

Una investigación realizada este año por la Universidad de Michigan con 400 casos de ambos sexos reveló que el significado de “infidelidad o engaño” en una relación es diferente para cada persona. De hecho, si seguimos la definición amplia de este concepto, el 60% de los hombres y el 45% de las mujeres están engañando ahora mismo a su pareja.

El 43% considera que si su pareja acompaña a otra persona a un evento formal o sale a cenar con otro es motivo de infidelidad. Más de la mitad de los encuestados consideró que la formación de un vínculo emocional intenso profundo (que incluya secretos en común, verse varias veces por semana y pasar mucho tiempo juntos) también es engañar. Es decir, que no siempre el contacto sexual explícito se considera infidelidad.
Incluso para las parejas que establecen acuerdos no monogámicos ser infiel puede pasar por otro lugar, como la mentira y la deslealtad, pero no por mantener relaciones sexuales fuera de la pareja. Ni hablar de los vínculos entre más de una persona –tríos o triejas- en el cual cambian los parámetros de lo permitido y acordado.
Según la definición tradicional una persona fiel es quien se comporta con coherencia y lealtad, mantiene un compromiso asumido, la pregunta, entonces, pasaría por otro lugar, ¿sos fiel a lo que acordaste con tu pareja, sea esto lo que sea? ¿Estableciste explícitamente acuerdos? Preguntas interesantes.

Para tener más sexo los expertos aconsejan un "apagón digital"
En los últimos años, la infidelidad resulta ser un motivo de separación frecuente, el matrimonio ya no se torna algo que sostener a "toda costa". Al mismo tiempo, las herramientas tecnológicas hacen que sea más fácil desenmascarar cierta información y que a los miembros de la pareja les cueste sostener "secretos".
Según la sexóloga puertorriqueña Alessandra Rampolla, el diálogo en la pareja es fundamental para establecer acuerdos acerca a lo que uno u otro le resultaría doloroso. Pero, citando a Shirley Glass, una terapeuta experta en infidelidad, sostiene que hay tres elementos que determinan si una relación es una infidelidad o no:
El secreto
Esto supone que todo aquello que hacemos con un tercero y le ocultamos a nuestra pareja cuenta como infidelidad. ¿Por qué lo ocultamos? ¿Por qué pensamos que no le va a gustar o lo va a herir si se entera? Si estás involucrado/a en una situación así, y pensás que tu pareja se va a sentir mal si llega a saberlo, tenés dos caminos: detenés inmediatamente lo que estás haciendo, o le explicás a tu pareja que no hay razón para que se sienta mal, si estás seguro de que sea el caso.
Hay personas con las que una sola mirada basta para sentir esa tensión sexual, que sólo la resistencia consciente evita que terminemos enredados en la cama.

Intimidad emocional
Es lo que nombrábamos más arriba. Cuando tenemos una mayor conexión emocional con un tercero que con nuestra propia pareja, puede tornarse una relación amenazante. Muchas infidelidades comienzan de esta manera.

Cuando tenemos una mayor conexión emocional con un tercero que con nuestra pareja.
Química sexual
Hay personas con las que una sola mirada basta para sentir tensión sexual, porque sólo la resistencia consciente evita que terminemos enredados en la cama. Es algo que puede suceder aunque el sexo con nuestras parejas sea muy bueno; simplemente pasa. Y si a eso le agregamos la atracción por lo prohibido, ¡pues la sensación es mucho más intensa! Hay un momento en el que conscientemente decidimos dejarnos llevar por esa pasión o darle la espalda.







https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/consideramos-infidelidad_0_SkevLP4ef.html