CIENCIA- AMOR A PRIMERA VISTA NO EXISTE

Románticas y románticos pueden desvanecerse al leer esta noticia: un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores de los Países Bajos determinó que el amor a primera vista no existe. Según publicó la revista Personal Relationships, este flechazo tan popular en la ficción tiene más que ver con el deseo que con el amor.

Los científicos basaron su estudio en tres pruebas: una encuesta, un estudio de laboratorio y una serie de citas rápidas. Los especialistas advirtieron que las personas que se sentían atraídas físicamente por otras eran más propensas a decir que sentían amor a primera vista.
Para este estudio, los investigadores usaron la teoría triangular de Sternberg, según la cual el amor se compone de intimidad, pasión y compromiso. Al mismo tiempo, agregaron un elemento al que denominaron eros, basado en altos niveles de pasión.
Tras analizar a los participantes, los investigadores sostuvieron que el amor a primera vista "no está relacionado con el amor pasional ni con el amor en general" sino con el deseo y la atracción física.
Federico Fros Campelo, investigador experto en neurociencia y autor de Ciencia de las emociones. Los secretos del cerebro y sus sentimientos (Ediciones B), detalló a Entremujeres de qué se trata este proceso denominado “amor a primera vista”.

“La atracción sexual por alguien, el deseo de relacionarte con él y la preferencia que te genere tienen que ver con tu historial (con lo que tu cerebro aprendió que es lindo para vos, por ejemplo) y todo tiene que ver con el contexto (tu estado de ánimo, las hormonas y demás)”, apunta.
El experto en neurociencia afectiva y social fue categórico a la hora de referirse al tan mencionado “flechazo”: “Doy por tierra con el preconcepto de que si conocés a alguien por primera vez, sea como sea y sea cuando sea en tu vida, esa persona te va a flashear, como si fueran el uno para el otro eternamente y el universo conspirara”. El investigador asegura que este enamoramiento “depende totalmente de la situación, de la atención, del comportamiento (postura y demás) del otro, de las experiencias anteriores y del momento actual” de cada persona.
“Está demostrado que nuestros procesos cerebrales se inician a nivel no consciente. Particularmente, pasa con las emociones: un estímulo emocional primero se procesa sin que te des cuenta, y recién después llegan a tu consciencia los resultados de lo que hacen tus neuronas”, amplía Fros Campelo.

A la vez, el especialista sostiene que “el cerebro puede procesar los estímulos de una persona sin que nos demos cuenta”. Esto es así porque “las partes del cerebro que procesan un rostro ven una cara antes de que la persona la vea conscientemente”.
Fros Campelo se refiere a un punto interesante y poco difundido a la hora de hablar de esa primera impresión en la que supuestamente nace el amor. “La familiaridad de un producto en el mercado es algo que puede hacernos preferirlo. ¿Viste cuando todos consumen algo, que termina gustándote a vos? Lo mismo puede suceder con una cara”, ejemplifica el escritor.
En esa línea, postula que puede suceder que “esa persona sólo se parezca a otra por la cual se tuvieron sentimientos previamente. El cerebro decodifica esto sin que nos demos cuenta y tal vez nos genere una preferencia por alguien que nunca vimos; las razones son su similitud con preferencias previas nuestras”.

En cuanto a las emociones que intervienen, el neurocientífico menciona que “si hablamos de amor, podría decirse que en nuestro cerebro hay distintos circuitos”. Pero en lo que se refiere específicamente al “amor romántico, no tenemos que dejarlo sólo en el terreno del cerebro, ya que andan funcionando unos químicos entre las neuronas y en el resto del cuerpo que influyen tremendamente en nuestro comportamiento”. Una de esas sustancias, comenta el especialista, es la dopamina, un neurotransmisor “asociado a las ganas, al querer consumar algo”.
Por último, del mismo modo que resaltó el valor de la dopamina el neurocientífico destacó el papel de las “hormonas sexuales”, que influyen y regulan el comportamiento humano.














https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/neurociencias-amor-amor-primera-vista-federico-fros-campelo_0_rkbW3S5UM.html