EL INTENDENTE HERNÁN RALINQUEO ENCABEZÓ EL ACTO POR EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA EN NORBERTO DE LA RIESTRA


Este lunes 9 de Julio se conmemoró el 202° Aniversario de la Independencia en Norberto de la Riestra con un acto encabezado por el Intendente Hernán Ralinqueo. En la ceremonia realizada frente a la Delegación Municipal el Mandatario Comunal consideró que “ésta es una de las fechas más importantes para nuestra vida como país y todos tenemos que estar a la altura de las circunstancias, como ciudadanos y habitantes de esta Nación, para defender nuestra Patria desde cada lugar y todos los días”.

Durante el acto se reunieron las banderas de los establecimientos educativos y de las instituciones intermedias, acompañado por funcionarios del gabinete municipal, concejales, consejeros escolares, y la senadora provincial Carolina Tironi.
Ralinqueo también recalcó que “éste lugar donde vivimos, nuestra casa común que es la casa de todos, requiere de cuidados de distintos tipos”. En este sentido apuntó que los cuidados “de nuestros habitantes para que cada día vivan mejor, de nuestros recursos naturales para que los puedan disfrutar las futuras generaciones y para que también sean parte indispensable del crecimiento como Nación, de nuestra gente en cuanto a su desarrollo científico, económico y educativo”.
“Esto nos trae aparejada una reflexión, porque tenemos el desafío de seguir defendiendo a nuestra patria de las distintas potencias extranjeras”, indicó. “Esas formas de dominación del 1800, con los enclaves coloniales y las distintas guerras y luchas, tenían una forma territorial y específica. Y en éste siglo fueron cambiando y vinieron a través de lo económico, de lo científico, y de las imposiciones educativas”.
Para el Mandatario Comunal, “como Nación tenemos una gran responsabilidad y esos nos invita a defender la Patria todos los días y en cada punto de nuestro territorio, por nuestras generaciones pero también por todos los habitantes que quieran vivir y ser parte de esta gran nación”, e instó a los vecinos a reflexionar sobre esto “y a pensar cómo vamos a dejar el lugar donde vivimos todos y donde van a vivir las futuras generaciones”.
Y pidió que “todos, en cada uno de sus lugares, puedan hacer la defensa de la patria que requiere nuestro país, aun cuando las dificultades están en el horizonte”.
Por su parte Marina Germondari, presidenta de la Biblioteca Popular y Municipal “María Luisa Grana”, se refirió a esta fecha patria al señalar que el 9 de Julio de 1816 “quisimos ser un nuevo país y no volver a ser dominados por ningún otro, algo fundamental para ser independientes”, y señaló que el presente “es producto de esta historia. La independencia no es solamente una declaración hecha en un momento histórico determinado. Es algo que se construye día a día, es un proyecto de país”.

“Para un pueblo la independencia es sinónimo de soberanía”, remarcó. “Es el derecho y el deber de ejercer la autoridad en un territorio, libre de las dominaciones externas, asumiendo como sociedad independiente la responsabilidad de cuidar los recursos que en este país se encuentran, de la mejor manera posible, por el bien de todos y también pensando en los que vendrán, para nuestros hijos”.
También enfatizó que para un pueblo “la independencia es libertad, para disfrutar de los derechos que tenemos pactados en la Constitución”, pero también “para cumplir con las obligaciones que el ser ciudadanos nos impone, con absoluta responsabilidad”.
Señaló además que a dos años de festejarse el Bicentenario de la Independencia “se presenta una vez más la posibilidad de pensar y reflexionar sobre qué tenemos y que nos falta para consolidar una sociedad con igualdad de oportunidades, basada en fuertes valores éticos”, y en este sentido pidió a Dios “iluminarnos para poder sostener un diálogo maduro y racional dentro de nuestras fronteras o fuera de ellas”.
Finalmente Marina Germondari hizo al filósofo colombiano Estanislao Zuleta, al señalar que “una sociedad mejor precisamente es una sociedad capaz de tener conflictos, de reconocerlos y contenerlos. De vivir no a pesar de ellos, sino productiva e inteligentemente en ellos”, resaltando que “sólo un pueblo maduro para el conflicto es un pueblo maduro para la paz”.