Según un nuevo estudio, los periodistas beben demasiado

Los cerebros de los periodistas muestran un nivel inferior a la media en la función ejecutiva, de acuerdo con un nuevo estudio, lo que significa que tienen una capacidad inferior a la media para regular sus emociones, suprimir sesgos, resolver problemas
complejos, cambiar entre tareas, y demostrar pensamiento creativo y flexible. El estudio, dirigido por Tara Swart, neuróloga y coach de liderazgo, analizó a 40 periodistas de periódicos, revistas, TV y plataformas online durante más de siete meses. Los participantes tomaron parte en pruebas relacionadas con su estilo de vida, la salud y el comportamiento. La investigación se puso en marcha en colaboración con el London Press Club, y el objetivo fue determinar cómo operan los periodistas bajo estrés. Todavía no fue avalada por sus colegas, y el tamaño de la muestra es pequeña, por lo que los resultados no deberían tomarse necesariamente como un hecho. Cada sujeto completó un análisis de sangre, además llevaron un monitor de ritmo cardíaco durante tres días, un diario de alimentos y bebidas por una semana, y completaron un cuestionario de perfil cerebral. Los resultados mostraron que los cerebros de los periodistas estaban operando a un nivel más bajo que el promedio de la población, sobre todo a causa de la deshidratación y la tendencia de los periodistas a automedicarse con alcohol, cafeína y alimentos ricos en azúcar. El cuarenta y uno por ciento de los sujetos dijo que bebían 18 o más unidades de alcohol a la semana, o sea cuatro unidades por encima de la medida semanal recomendada. Menos del 5% de la muestra bebió la cantidad recomendada de agua. Sin embargo, en entrevistas realizadas en conjunto con los resultados del perfil cerebral, los participantes indicaron que sentían que sus puestos de trabajo tenían mucho significado y propósito, y mostraron una alta resistencia mental. Swart sugiere que esto les da una ventaja sobre las personas en otras profesiones, en el tratamiento de la presión de trabajo de los plazos de entrega ajustados. Los periodistas obtuvieron puntajes bastante altos en: – Abstracción, la capacidad para hacer frente a ideas en lugar de acontecimientos. Esto está relacionado con la parte del cerebro donde se lleva a cabo la más sofisticada solución de problemas. En otras palabras, se pone de manifiesto la capacidad de pensar con originalidad, y establecer conexiones que otros no pueden ver. – Otorgamiento de valor, la capacidad de asignar valores a diferentes señales sensoriales, como por ejemplo si algo es una prioridad, o si tiene significado. Tener un buen puntaje en esta área indica una buena capacidad para tamizar a través de la información, y saber separar lo que es importante. Los periodistas obtuvieron calificaciones más bajas en: – Función ejecutiva. Así como las características mencionadas anteriormente, las bajas calificaciones de la función ejecutiva también sugieren falta de sueño, mala nutrición, falta de ejercicio y de atención. Muchos de los participantes informaron que no tenían tiempo para descansos durante el trabajo. – Silenciar la mente, que se relaciona con la capacidad de tener pensamientos sin distraerse por ellos, o una poderosa capacidad para concentrarse. Las puntuaciones bajas indican lo contrario, lo que indicaría que los periodistas tienen dificultades para evitar preocuparse por el futuro, o lamentar el pasado. En comparación con los banqueros, comerciantes o vendedores, los periodistas mostraron que eran más capaces de hacer frente a la presión. Los rasgos que hacen del periodismo una profesión estresante son las fechas de entrega, la rendición de cuentas al público, la carga de trabajo impredecible y pesado, el escrutinio público, la repercusión en las redes sociales, y los salarios más bajos. Los resultados, sin embargo, mostraron que los periodistas, en promedio, no estaban más estresados físicamente que las personas promedio. Los análisis de sangre mostraron que sus niveles de cortisol (conocida como la hormona del estrés), eran en su mayoría normales. “La conclusión alcanzada es que los periodistas están, sin duda, sujetos a una serie de presiones en el trabajo y el hogar, pero el significado y el propósito que atribuyen a su trabajo contribuye a ayudar a mantenerse mentalmente resistentes a pesar de ello”, dice el estudio. “Sin embargo, existen áreas de mejora, incluyendo beber más agua y reducir el consumo de alcohol y cafeína, para aumentar el funcionamiento ejecutivo y mejorar la recuperación durante el sueño.”