PSICOLOGÍA ¿Qué es la misofobia? El trastorno psicológico que padecen Donald Trump y Cameron Díaz

La misofobia, también llamada germofobia, bacilofobia o bacteriofobia, es un miedo persistente e injustificado a los gérmenes, la suciedad y la contaminación. Está catalogado como un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), que genera una ansiedad continua. Generalmente, está relacionado con traumas de la infancia, aunque también se lo asocia a factores genéticos.



Afecta la vida social y laboral de las personas. Quienes la padecen llegan a lavarse las manos reiteradas veces en pocos minutos, o a tirar la ropa después de usarla. Evitan que las demás personas se acerquen a ellas por temor a ser contaminados. Extreman los cuidados al acercarse a la cocina o al baño.

Por ejemplo, el líder fascista italiano, Benito Mussolini, lo padecía y llegó a prohibir que le estrecharan la mano para saludarlo.



Asimismo, el actor británico Charlie Hunnam tuvo que rechazar el papel protagónico de “50 sombras de Grey” por causa de esta patología, ya que le resulta imposible realizar escenas de sexo. En una entrevista con revista Elle, el actor confesó que no quiere besar a nadie que no sea su mujer. Hunnam desarrolló la enfermedad como consecuencia de un trauma infantil desencadenado tras una campaña que se realizó en los colegios de Inglaterra para concientizar a los alumnos sobre la importancia de la higiene con el fin de prevenir el contagio de parásito que habitaba en los perros y podía provocar ceguera.

La actriz Cameron Díaz contó que no les agrada tener contacto físico con otras personas. “Soy consciente de la presencia de gérmenes y no me acerco a los fluidos de otras personas, a menos que las conozca muy bien", contó a la revista In Touch.


”No soy un gran fanático de estrechar las manos. Pienso que es una barbaridad. Todo el tiempo aparecen reportes médicos que dicen que al estrechar las manos se contagian resfríos y todo tipo de cosas”, contó el actual presidente de los Estados Unidos Donald Trump en una entrevista que dio a fines de los 90. Se cree que desarrolló esta patología al enterarse que su abuelo falleció cuando tenía solamente 49 años como consecuencia de una gripe.

El diagnóstico de este trastorno es bastante complicado, no hay que confundir a una persona muy limpia de alguien con misofobia. Las personas que padecen esta patología suelen tener una verdadera obsesión con la limpieza propia y de los ambientes donde se desenvuelven.

Este trastorno se puede tratar desde lo biológico, con medicación, y desde lo psicológico, con terapias cognitivas conductuales. "Entre los tratamientos más simples están las terapias de relajación, otras de carácter cognitivo (psicoterapia) y farmacológico, que suele ser con sedantes y antidepresivos. Generalmente bajan los síntomas después de algunos meses de tratamiento", explica el psiquiatra peruano Humberto Castillo.