PRONOSTICO SALADILLO Y ALREDEDORES


24 de mayo de 2017

China encontró "hielo de fuego", una revolucionaria fuente de energía


China logró extraer grandes cantidades de "hielo combustible", lo que significa un gran avance según las autoridades del país asiático.



Le ganaron a Estados Unidos y Japón, países que también están embarcados en esta completa y titánica tarea.

"Parecen cristales de hielo, pero cuando mirás más de cerca, a nivel molecular, se ven las moléculas de metano encerradas dentro de las moléculas de agua", explica a la BBC Praven Linga, profesor del Departamento de Ingeniería Química y Biomolecular de la Universidad Nacional de Singapur.

Son conocidos como hidratos o clatratos de metano, y se forman bajo condiciones de temperaturas muy bajas y altas presiones.

A pesar de que están helados, si se le acerca un encendedor, el gas encapsulado dentro del hielo forma una llama. Al reducir la presión o aumentar la temperatura, este hielo se descompone en agua y mucho metano.

Para ser exactos, un metro cúbico de este hielo libera cerca de 160 metros cúbicos de gas... o, hablando en criollo, muchísimo gas.


Muchos científicos consideran que los hidratos de metano tienen todo lo necesario para ser una fuente de energía revolucionaria, ya que hay grandes depósitos en el fondo de todos los océanos.


Y si bien son varios los países que buscan la manera de extraerlos de manera sustentble, China parece haber ganado el primer round.

"En comparación con los resultados que hemos visto de la investigación japonesa, los científicos chinos han logrado extraer una cantidad mucho mayor de gas", explica Linga y agrega: "En este sentido, es ciertamente un gran paso hacia conseguir que la extracción de gas de los hidratos de metano sea viable".

Sin embargo, Linga advierte que hay que tener mucho cuidado, ya que si hay una fuga de metano, esto podría tener consecuencias graves para el calentamiento global, ya que se trata de un gas que impacta sobre el cambio climático mucho más que el dióxido de carbono.



Claro que hay un problema: extraer el gas es difícil y caro, así que este es solo el primer paso, aunque importante, de un largo camino.