15/9/20

Más dolor de cabeza durante la cuarentena: mitos, verdades y consejos


En el marco de la Semana de la Cefalea, entre el 9 y 16 de septiembre, impulsada por la Sociedad Neurológica Argentina (SNA), dos encuestas realizadas en el Hospital Italiano y en Fleni mostraron que la cuarentena agravó el cuadro de las personas que sufren de dolores de cabeza.
Según un estudio epidemiológico realizado en el año 2018 en Argentina, la mitad de la población presentó al menos un dolor de cabeza durante el último año y el 9,5% tienen cefaleas que cumplen criterios de migraña sin aura.

El dolor de cabeza, que incluye a la migraña y la cefalea de tipo tensional, se encuentra entre los síntomas más frecuentes por los que se consulta al sistema de salud. En la mayoría de los casos no reviste gravedad, aunque en otras ocasiones es indicador de enfermedades graves que pueden amenazar la vida.
Quienes sufren de cefaleas son muy sensibles a los cambios de rutina. Las modificaciones del ritmo de sueño, la reducción de la actividad física, el aumento del estrés y el ayuno los principales desencadenantes de crisis de dolor.
Una encuesta realizada en conjunto por la Sección Cefaleas del Hospital Italiano y el grupo de pacientes autodenominado AMyCA (Asociación de Migrañas y Cefaleas de Argentina) reunió los datos de 171 pacientes, con una edad promedio de 39 años, la gran mayoría (87%) mujeres. El 56,8% refirió haber empeorado la frecuencia o duración de las cefaleas luego de la instalación del aislamiento preventivo obligatorio, mientras que el 29% no experimentó cambios y solo el 14% se sintió mejor.
Casi el 30% cambió la modalidad de empleo a home-office y el 27% refirió haber aumentado su carga de trabajo por la pandemia. El 18% se encuentra desempleado, un tercio de los cuales perdió el trabajo por la pandemia.
En 1 de cada 10 personas que sufren dolor de cabeza en el país, ese dolor está vinculado a la migraña, según el primer estudio de prevalencia de migraña en el país, realizado por la consultora Poliarquía con especialistas de la SNA, cuyos resultados fueron difundidos el año pasado.
Quienes sufren de cefaleas son muy sensibles a los cambios de rutina.
Quienes sufren de cefaleas son muy sensibles a los cambios de rutina.
La migraña, es una enfermedad neurológica caracterizada un dolor de cabeza intenso acompañado de náuseas y vómitos, en el que molesta la luz, los ruidos y que suele requerir de reposo. A nivel mundial, ocupa el quinto lugar en el ranking de discapacidad.
El equipo de neurólogos de la Clínica de Cefaleas de Fleni analizó la situación de más de 300 pacientes con migraña durante un mes (entre el 26 de mayo y el 30 de junio de 2020) a fin de evaluar el impacto del ASPO en pacientes con diagnóstico de migraña.
Entre los resultados más destacados se observó que el 50% de los pacientes empeoró su cefalea, en tanto un 28,95% se mantuvo estable y el resto mejoró (21,05%).
La neuróloga Vanesa Nagel explicó que "entre los pacientes que empeoraron, pudimos ver que las principales causas fueron dos: laborales (en el 28,68% de los casos) y anímicas (23,77%). Además, los pacientes que mejoraron su situación lo asociaron principalmente a los tratamientos ya instaurados (34,78%) y a modificaciones laborales (28%)".
"No es que el aislamiento genere más dolor de cabeza, sino el cómo esa persona vive el aislamiento", apuntó María Teresa Goicochea, jefa de la Clínica de Cefaleas. "Entre los factores precipitantes capaces de desencadenar episodios de migraña se encuentran el estrés, mala hidratación, falta de actividad física o trastornos del sueño. Estas modificaciones pueden tener impacto en la frecuencia y/o severidad de los episodios de dolor", refirió
"Tenemos que entender las cefaleas primarias (aquellas que no tienen una causa secundaria subyacente sino que son enfermedades en sí mismas) como toda patología crónica requiere un tratamiento a largo plazo y cambios de hábitos a una vida más ordenada y saludable. Es muy importante consultar al médico si tenemos dolor de cabeza con una frecuencia mayor a una a la semana. Existen múltiples recomendaciones y tratamientos que mejoran la calidad de vida de los pacientes con migraña", apuntaron desde la sección de Cefaleas del Hospital Italiano los neurólogos Daniel Doctorovich, Fiorella Martin Bertuzzi e Ingrid García Gomez.
"Comer algo cada tres horas, dormir la misma cantidad de horas y hacer actividad física a diario ayuda a evitar las crisis", señaló María de Lourdes Figuerola, de la División Neurología del Hospital de Clínicas José de San Martín. Y recordó que las cefaleas tienen un tratamiento preventivo que puede evitar las crisis.
Además, precisó que "se debe consultar al médico si el dolor es repentino y severo, si afecta un lado de la cabeza, si se asocia con dolor en un ojo o si es precedido de luces. También hay que hacer la consulta si se asocia con confusión o desmayos, si se empeora en frecuencia o duración, si interfiere en la actividad diaria y si la persona toma analgésicos en forma excesiva".
La práctica diaria de actividad física puede ayudar a prevenir ataques de migraña. Foto: Télam
La práctica diaria de actividad física puede ayudar a prevenir ataques de migraña. Foto: Télam
Mitos y verdades
Figuerola también reveló algunos mitos y verdades de esta enfermedad.
"Es verdadero que la migraña afecta más a las mujeres que a los hombres. Las estadísticas revelan que de cada tres mujeres sólo un hombre tiene migraña", afirmó. Y también es real que la migraña tiene mayor prevalencia en las personas a partir de los 30 años.
Otro aspecto que resaltó es que "los cambios climáticos inciden en las crisis. Algunas personas sufren migrañas cuando se producen cambios en la temperatura. Los dolores de cabeza pueden agravarse con la llegada de las tormentas, cambios repentinos en la presión barométrica o altitud".
Por último, señaló que es verdadero que los estímulos sensoriales intensos (luces brillantes, ruidos fuertes, aromas intensos como perfumes, sahumerios, nafta o lavandina) pueden producir dolor de cabeza.
En cuanto a los mitos, aclaró que "no existe una comida o dieta en particular que desencadene la migraña", así como tampoco existen cefaleas hepáticas (las náuseas y los vómitos son parte de la crisis de migraña) y, por último, señaló que es falso que la migraña no tiene solución.
"Contamos con una gran cantidad de preventivos que aumentan en la medida que vamos conociendo más su mecanismo. Podemos controlar esta condición y mejorar la calidad de vida", concluyó.
Consejos
Además, apuntan las siguientes medidas vinculadas al estilo de vida que pueden ayudar a evitar ataques de migraña:
✔️Actividad física: es un desencadenante de cefalea en algunas personas con migraña. Sin embargo, en otros casos puede representar un beneficio. Llevar una rutina siempre es recomendable.
✔️Manejo del estrés: distintas técnicas de relajación practicadas diariamente como respiración diafragmática, relajación muscular progresiva, biofeedback, mindfulness, entre otras han demostrado disminuir los días o la gravedad de la migraña.
✔️Llevar un registro de sus cefaleas: controlar las características de los ataques, su evolución, la respuesta al tratamiento y los desencadenantes es recomendable. Existen varias aplicaciones que facilitan el registro. Una de ellas es "MIGRAINE BUDDY" que permite registrar tiempo, frecuencia, intensidad y desencadenantes de la migraña.
✔️Regularización del sueño: se recomienda llevar períodos regulares de sueño. El exceso o privarse de sueño por períodos prolongados puede ser desencadenante de cefaleas.
✔️Llevar un buen control de enfermedades asociadas: la depresión, la ansiedad y la obesidad pueden asociarse a un empeoramiento de la migraña, tratarlas adecuadamente disminuye la recurrencia de las crisis.
✔️Alimentación: es importante evitar los ayunos prolongados, comer cada tres o cuatro horas durante la actividad y mantener una hidratación adecuada. Hay que tener en cuenta que si el episodio de migraña se asoció a algún alimento, alcohol, cafeína se debe suspender su ingesta en otras oportunidades.
✔️Cefalea por abuso de medicación: el uso excesivo de analgésicos es asociado a las crisis de migraña. Se define de esta manera cuando se toman analgésicos simples más de 15 días al mes de forma continua o más de 10 días de ergotaminas, triptanes o fármacos analgésicos combinados, en ambos casos por tres meses o más, existiendo una relación directa entre el uso excesivo de medicación y el empeoramiento del dolor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿QUE OPINAS?