Alerta nutricional: el yogur tiene tanta azúcar como la gaseosa Según un reciente estudio, un pote de este alimento excede la dosis diaria requerida de azúcar de un menor de 4 años.

“Bueno, el asunto es así: nos vendieron que comer yogur es lo máximo en salud. Y puede que si nos remontamos a unos cuantos años atrás cuando los lácteos eran un alimento no ultraprocesado que se consume hasta la locura, lo fuera. Hoy todo es un poco más complicado“, advierte Soledad Barruti, periodista y escritora, autora del libro Malcomidos: cómo la industria alimentaria argentina nos está matando (Planeta).

Es que un reciente estudio realizado en Reino Unido, en base a casi 900 yogures y asimilados, demostró el lado oscuro de estos alimentos con imagen de “saludables”. Según descubrió, un pote de yogur tiene el mismo azúcar que la cantidad equivalente de una gaseosa azucarada. Más alarmante aún es este detalle: tras consumir un yogur, un pequeño de hasta cuatro años ya ha tomado más azúcar de la dosis diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y aún le queda todo el día por comer.
La investigación, explica además que apenas el 10% de estos productos en sus versiones comerciales son bajos en azúcares, porcentaje que se reduce al 2% en los que se destinan al público infantil.
“Los yogures de la góndola son más golosinas que alimentos, con cantidades de azúcar equiparables a las de las gaseosas. A eso sumen los colorantes, saborizantes y otros aditivos que no necesitamos comer”, denuncia Barruti en su Facebook y agrega: “Un yogur natural es leche y bacterias. Eso es lo que necesitan para hacerlo en sus casas. Eso es lo que comía alguien que quería comer yogur natural unos años atrás. Hoy cada frasquito encierra otras cuantas cosas que nadie buscó comprar ni está buscando comer”.
Otro detalle que salió a la luz gracias a esta investigación es que los yogures orgánicos y los petit-suisse contienen aún más azúcar agregada.
En 2015, la OMS había advertido sobre la ingesta excesiva de azúcar en la infancia y su relación con una serie de enfermedades y con el sobrepeso. Fue allí que recomendó que el porcentaje de energía procedente de azúcares libres (en su mayoría añadidos o no presentes naturalmente en el producto) fuera inferior al 10% del total de calorías ingeridas. Incluso proponía bajarla hasta menos del 5%. Esto se traduce en que un adulto (con una dieta de 2.000 kcal/día) podría consumir unos 50 gramos de azúcares diarios, la mitad si es un joven o aún menos si se trata de un niño.
Con esta recomendación en mano, el estudio demostró que de los 101 productos destinados a los niños, solo 2 tenían menos de 5 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto. El promedio de azúcar que contienen es de 10,9 gramos cada 100 gramos. En comparación, una botella de gaseosa cola tiene 10,6 gramos de azúcar por cada 100 mililitros. Aunque litros y kilos no son equivalentes, queda en evidencia que la cantidad de azúcar de los yogures y las gaseosas es muy similar.
¿Qué pasa en Argentina?
Un estudio británico asegura que un pote de yogur tiene la misma cantidad de azúcar que un vaso de gaseosa
Un estudio británico asegura que un pote de yogur tiene la misma cantidad de azúcar que un vaso de gaseosa
De cara a este estudio, Soledad Barruti acudió a un supermercado de Argentina a fin de encontrar algún yogur más “sano” para poder recomendar. Y, pese a que algunos expertos sugieren el consumo de yogur natural o griego, porque tienen menos azúcar, la periodista descubrió que las versiones locales de esta clase de yogures contienen aditivos poco saludables. “¿Conclusión? No hay yogures de grandes marcas ‘naturales’ en Argentina todavía”, advirtió.
Entonces, ¿qué le damos a nuestros hijos?
“Yo insisto en que le den una oportunidad a los yogures caseros hechos con leche de coco, o con almendras”, recomienda la especialista.​
En esta línea, para “ponerles un poco de onda”, se les puede mezclar una fruta triturada.




















https://viapais.com.ar/rumbos/611929-alerta-nutricional-el-yogur-tiene-tanta-azucar-como-la-gaseosa/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿QUE OPINAS?