TENES EL CELULAR A MANO. LISTO!

TENES EL CELULAR A MANO. LISTO!
SIMPLE: LLEGAS A MAS DE 90MIL PERSONAS

TODO HOMBRE ES CULPABLE SIMPLEMENTE PORQUE LO DENUNCIA UNA MUJER?

El sui­ci­dio del fun­cio­na­rio de San Pe­dro acu­sa­do en las re­des sociales de abu­so de­be ha­cer­nos re­plan­tear es­te nue­vo for­ma­to de jus­ti­cia so­cial que, con­tra la pre­mi­sa ju­di­cial de “to­do hom­bre es inocen­te has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio”, apa­re­ce la fi­gu­ra de “to­do hom­bre es cul­pa­ble si lo de­nun­cia una mu­jer”. Des­co­noz­co la reali­dad de lo acon­te­ci­do con Thel­ma Far­din y Juan Dart­hés co­mo tam­bién lo des­co­no­cen las vein­ti­pi­co de mu­je­res que sa­lie­ron a apo­yar­la. Co­mo tam­bién des­co­no­ce­mos lo que su­ce­dió en San Pe­dro pe­ro el vi­deo se hi­zo vi­ral. Y co­mien­zan a en­tre­mez­clar­se en la pren­sa que ama el es­car­nio po­pu­lar las pa­la­bras es­tu­pro, abu­so y vio­la­ción. Cla­ro que si la de­nun­cia se ha­ce va­rios años des­pués y fil­man­do un vi­deo po­co tie­ne de va­li­dez co­mo prue­ba, si es que hu­bie­ra al­gu­na po­si­ble lue­go de tan­to tiem­po. In­sis­to en que des­co­noz­co có­mo ocu­rrie­ron los he­chos en la reali­dad pe­ro só­lo me pre­gun­to si la im­pu­ni­dad que em­ban­de­ra­ban en el se­xo mas­cu­lino no ha pa­sa­do aho­ra a la mu­jer.
El sui­ci­dio del fun­cio­na­rio de San Pe­dro acu­sa­do en las re­des sociales de abu­so de­be ha­cer­nos re­plan­tear es­te nue­vo for­ma­to de jus­ti­cia so­cial que, con­tra la pre­mi­sa ju­di­cial de “to­do hom­bre es inocen­te has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio”, apa­re­ce la fi­gu­ra de “to­do hom­bre es cul­pa­ble si lo de­nun­cia una mu­jer”. Des­co­noz­co la reali­dad de lo acon­te­ci­do con Thel­ma Far­din y Juan Dart­hés co­mo tam­bién lo des­co­no­cen las vein­ti­pi­co de mu­je­res que sa­lie­ron a apo­yar­la. Co­mo tam­bién des­co­no­ce­mos lo que su­ce­dió en San Pe­dro pe­ro el vi­deo se hi­zo vi­ral. Y co­mien­zan a en­tre­mez­clar­se en la pren­sa que ama el es­car­nio po­pu­lar las pa­la­bras es­tu­pro, abu­so y vio­la­ción. Cla­ro que si la de­nun­cia se ha­ce va­rios años des­pués y fil­man­do un vi­deo po­co tie­ne de va­li­dez co­mo prue­ba, si es que hu­bie­ra al­gu­na po­si­ble lue­go de tan­to tiem­po. In­sis­to en que des­co­noz­co có­mo ocu­rrie­ron los he­chos en la reali­dad pe­ro só­lo me pre­gun­to si la im­pu­ni­dad que em­ban­de­ra­ban en el se­xo mas­cu­lino no ha pa­sa­do aho­ra a la mu­jer.
El sui­ci­dio del fun­cio­na­rio de San Pe­dro acu­sa­do en las re­des sociales de abu­so de­be ha­cer­nos re­plan­tear es­te nue­vo for­ma­to de jus­ti­cia so­cial que, con­tra la pre­mi­sa ju­di­cial de “to­do hom­bre es inocen­te has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio”, apa­re­ce la fi­gu­ra de “to­do hom­bre es cul­pa­ble si lo de­nun­cia una mu­jer”. Des­co­noz­co la reali­dad de lo acon­te­ci­do con Thel­ma Far­din y Juan Dart­hés co­mo tam­bién lo des­co­no­cen las vein­ti­pi­co de mu­je­res que sa­lie­ron a apo­yar­la. Co­mo tam­bién des­co­no­ce­mos lo que su­ce­dió en San Pe­dro pe­ro el vi­deo se hi­zo vi­ral. Y co­mien­zan a en­tre­mez­clar­se en la pren­sa que ama el es­car­nio po­pu­lar las pa­la­bras es­tu­pro, abu­so y vio­la­ción. Cla­ro que si la de­nun­cia se ha­ce va­rios años des­pués y fil­man­do un vi­deo po­co tie­ne de va­li­dez co­mo prue­ba, si es que hu­bie­ra al­gu­na po­si­ble lue­go de tan­to tiem­po. In­sis­to en que des­co­noz­co có­mo ocu­rrie­ron los he­chos en la reali­dad pe­ro só­lo me pre­gun­to si la im­pu­ni­dad que em­ban­de­ra­ban en el se­xo mas­cu­lino no ha pa­sa­do aho­ra a la mu­jer.
Qué pa­sa­ría si ma­ña­na el acu­sa­do es tu hi­jo, tu ma­ri­do o tu pa­dre y es pre­juz­ga­do por una so­cie­dad que hoy de­be to­mar par­ti­do por el “se­xo dé­bil”. Es­pe­ro no se ma­lin­ter­pre­te en que du­do de la pa­la­bra de es­tas mu­je­res, pe­ro me per­mi­to tam­bién la po­si­bi­li­dad de no du­dar de la de los va­ro­nes; de lo que sí no quie­ro du­dar es de las ins­ti­tu­cio­nes don­de de­ben ra­di­car­se las de­nun­cias apor­tan­do prue­bas.
 Vi­via­na Boz­zi­ni

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿QUE OPINAS?