Paga más de 500 mil dólares por un auto carcomido por óxido y con faltantes de piezas

Maserati 5000 GT
Fueron exactamente 533.000 dólares los que pagaron por un auto que podría pasar inadvertido en cualquier baldío.
Pero quien lo compró sabía perfectamente que esta unidad, carcomida por el óxido, con faltante de piezas y con partes destrozadas, tenía una historia única y particular.
En 1957, Maserati presentó su 3500 GT, una de las cupés más elegantes que dio la industria automotriz en toda su historia. Pero para Mohammad Reza Pahlavi, el Shah de Irán, no parecía suficiente. Quería algo más exclusivo.

Maserati 5000 GT
Maserati 5000 GT
Entonces le pidió especialmente a la empresa italiana que le desarrollaran una versión más potente. Claramente el dinero no era un problema para el monarca iraní.
El motor original de la cupé, un 6 cilindros en línea de 3.5 litros de cilindrada, le parecía poca cosa. Así que pidió específicamente el poderoso V8 del esbelto 450S, creado para la competición.
Maserati 5000 GT
Maserati 5000 GT
Maserati se puso manos a la obra y designó al ingeniero Giulio Alfieri, para que reforzara un chasis de 3500 GT y le coloque de los motores 450S que no se habían utilizado.
El nuevo modelo recibió el nombre de 5000 GT y se presentó públicamente en el Salón del Automóvil de Turín, en noviembre de 1959. Pronto se construyeron dos autos adicionales con la misma configuración mecánica.
Maserati 5000 GT
Maserati 5000 GT
Pero luego se rediseño el motor V8 para que fuera más dócil y se construyeron 31 ejemplares más, lo que daba un total de 34 unidades de esta variante exclusiva.
Maserati 5000 GT
Maserati 5000 GT
Con casi el doble del precio del 3500 GT, el 5000 GT era un automóvil de primera categoría, solo comparable con algunas Ferrari Superamerica.
Eso hizo que atrajera la atención de grandes personalidades de la época, como Gianni Agnelli, aristócrata italiano y nieto del fundador de Fiat.
Esta unidad que se subastó, con chasis número AM103 018, se terminó de fabricar en julio de 1961 y fue el noveno ejemplar construido. Con la particularidad que fue la única unidad hecha por el carrocero Ghia, encargada especialmente por Ferdinando Innocenti, un empresario italiano cuyas fábricas fueron destruidas en la Segunda Guerra Mundial.
Antes de la entrega a Innocenti, Maserati le prestó el automóvil al editor de Sports Car Graphic, Bernard Cahier, para una prueba de en ruta de alta velocidad.
Cahier escribió: "Nos encontramos pegados a nuestros asientos por la tremenda aceleración que solo se encuentra en los autos de carrera ... He conducido muchos autos rápidos antes, pero nunca sentí tanta potencia llegando tan rápido".
Maserati 5000 GT
Maserati 5000 GT
El especialista detalló el auto había acelerado 0 a 216 km/h en apenas 26,6 segundos, el sprint más rápido que había registrado hasta ese momento.
Innocenti luego vendió el automóvil, y después de ser propiedad de unas pocas personas en Italia, llegó a Arabia Saudita, donde se pensó que se había perdido.
Maserati 5000 GT
Maserati 5000 GT
Rubayan Alrubayan, un entusiasta de los automóviles del país árabe, adquirió el Maserati en la década de 1970 y, sin darse cuenta de su importancia, estacionó el automóvil, donde permaneció inmóvil durante décadas.
Después de la muerte de Alrubayan hace varios años, sus herederos decidieron llevar el automóvil adentro para evitar más descomposición.
La pintura árabe en aerosol en el costado de la puerta lo marcó como "abandonado" por las autoridades, pero afortunadamente se salvó justo a tiempo.
Después de estar a la intemperie por casi 50 años y con apenas 15.561 recorridos, este 5000 GT encontró nuevo dueño que buscará restaurarlo y acercarlo su mejor estado original.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿QUE OPINAS?