26/5/20

Año bisiesto, año siniestro: ¿mito o realidad?

La sabiduría popular coincide en todo el planeta en que poco bueno se puede esperar de los bisiestos que se presentan siempre con una densidad mucho mayor en acontecimientos dramáticos, o al menos eso parece.
La cultura romana preimperial ya vinculaba febrero a los muertos y al dolor, y por esa razón el segundo mes del año era esperado y vivido con temor. Era tan extendida y poderosa esta creencia que durante febrero las puertas de los templos permanecían cerradas, nadie se casaba, y nadie salía de sus hogares, pasando largas jornadas de confinamiento que servían para evitar los males de ese oscuro período.


¿Pero qué es un año bisiesto?
La expresión año bisiesto, que deriva del latín "bis sextus dies ante calendas martii" (sexto día antes del primer día del mes de marzo”), e hizo necesaria porque el año astronómico -tiempo que emplea la Tierra en dar una vuel­ta completa al Sol- no tiene 365 días exactos, sino 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos.
El emperador romano Julio César lo había solucionado a medias con el calendario de su mismo nombre, el Juliano, añadiendo a los 365 días un día extra en febrero, cada cuatro años. Pero colocó ese día, sin fecha ni nombre, entre el 23 y el 24 de febrero. Y aquí empezó a forjarse febrero su gran mala fama: el día fantasma (que sí, pero no, existía) y que vendría siempre con grandes desgracias a lo largo del año. 
Bisiesto
Y se llega a la modernidad
A partir de 1582 el papa Gregorio XIII hace añadir un día extra fijo a los doce meses habituales, al final de febrero, cada cuatro años, o sea 366. Nace así el Calendario Juliano pero también con él un legendario refrán popular que dice "año bisiesto, año siniestro”. Pues se hizo común creer que todas las desgracias, calamidades y fatalidades propias del siniestro y oscuro febrero, al añadirle un día extra, se incrementaban el doble.
El día 29 era el peor de un mes que, para siempre, estaría asociado con pestes, epidemias, hambrunas, guerras y grandes desgracias. Tanto era así que en muchos lugares cuando nacía un niño en los días críticos de un año bisiesto, se creía que sería un ente maligno, marcado o con poderes sobre­naturales.
La implacabilidad de los años bisiestos
En 1588 solo el segundo año bisiesto de la historia, la Armada Invencible enviada para invadir una entonces, más que débil Inglaterra se disgregó en diferentes episodios bélicos o a causa de fuertes tempestades.
El 1616, un mismo 23 de abril (aunque hay versiones encontradas) la literatura universal perdía a dos genios únicos: William Shakespeare y Miguel Cervantes. Sí, era año bisiesto, al igual que 1666, cuando un incendio de monstruosa magnitud destruyó la Londinium medieval dentro de la antigua muralla romana. Arrasó 13.200 casas, 87 iglesias y la catedral de San Pablo. Perdieron sus viviendas 70.000 de los 80.000 habitantes.
Otro año bisiesto, concretamente el de 1792, pasó a la historia por el invento de la guillotina, la máquina de matar de forma "más humanitaria e higiénica” que segó la vida de cientos de miles de condenados. Inventada por un médico durante la Revolución Francesa, se dejaría de usar oficialmente en 1977 en Marsella. 
Siglo XIX
En el año bisiesto de 1812, la Grande Armée de Napoleón pierde 600.000 hombres en una de las peores campañas de la historia militar. Sólo 58.000 soldados sobrevivieron a un invierno espantoso y a la estrategia rusa. 
En 1848 se produjeron revoluciones contra el Antiguo Régimen reinstaurado y sus cabezas coronadas en Italia, Francia, Austria, Alemania, Bégica, Rusia y España con la consecuente represión y derramamiento masivo de sangre.
Los restos del Titanic yacen a 3.800 metros de profundidad en el Atlántico Norte.


Precisamente en 1866, otro año bisiesto, Alfred Nobel inventa la dinamita, la munición que por sí sola fue capaz de multiplicar la mortandad de las guerras y dotar de una poderosa arma al terrorismo en los siglos XIX y XX.
También ese siglo pero en 1888 el mítico asesino en serie Jack el Destripador se hizo conocido en el londinense barrio de White Chappel, matando y mutilando prostitutas, sin ser jamás descubierto.
Años bisiestos del siglo XX
En el siglo XX abundan también los hechos cuanto menos desafortunados ocurridos en años bisiestos como el hundimiento del Titanic (1912). La nave que “no se podía hundir” chocó con un iceberg en su viaje inaugural desde Southampton hasta Nueva York. Fallecieron más de 1.500 personas de las 2.224 de a bordo, entre pasajeros y tripulación.
En 1924 falleció Lenin, el ideólogo de la Revolución Soviética. Su muerte da lugar a 29 años de sangrienta dictadura de Stalin. 
El año bisiesto de 1936 estalla la Guerra Civil Española, uno de los conflictos más sangrientos del siglo XX y ensayo para la Segunda Guerra Mundial, con cerca de 500.000 muertos, que además dio lugar a una dictadura de 40 años.
En 1940 se inaugura Auschwitz, donde perecieron torturados y asesinados más de 1.300.000 de personas, en su gran mayoría judíos.
En 1948 el líder indio de la no violencia, Mahatma Gandhi, fue asesinado en Delhi.
Terremotos, tsunamis y asesinatos
Dos de los mayores terremotos de la historia, los de Chile en 1960, que causó 2.000 muertos y más de 100.000 viviendas destruidas, y el de Tangshan (China) en 1976 y donde perecieron más de 242.000 muertos sucedieron en años bisiestos, como también el tsunami en el Sudeste Asiático de 2004, donde murieron 160.000 personas.
Otros negros acontecimientos de la segunda mitad de siglo XX que sucedieron en años bisiestos son la invasión de Checoslovaquia (1968), el asesinato de Martin Luther King (el mismo año), o el asesinato de Robert F. Kennedy el 5 de junio de 1968 en Los Angeles,.
También en año bisiesto, concretamente en 1972, se desencadenó el Caso Watergate que tumbó al presidente de los EEUU Richard Nixon, el mismo año que la masacre de Múnich en le contexto de los Juegos Olímpicos, donde 11 atletas israelíes fueron secuestrados y asesinados por el grupo terrorista Septiembre Negro (OLP).
Cuatro años más tarde se instauraba la dictadura militar argentina de Jorge Rafael Videla y otros cuatro años después, John Lennon era asesinado.




https://www.cerodosbe.com


PODES INSTALAR LA APP OFICIAL DE LA 106 
DESDE GOOGLE APP AQUÍ
https://play.google.com/store/apps/details?id=com.app.carlostoca

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿QUE OPINAS?